Prosperity Life site, Sintete Bien, Vive Mejor, Prolife, plan de compensación, Sayab

VMM

Equinácea, Ajo, Cebolla, Eucalipto, Gordolobo, Limón.

El sistema inmunológico es el sistema de defensas de nuestro cuerpo y protege al organismo de partículas extrañas. Hay tres tipos de defensas: sistema de defensas anatómico, sistema de defensas inflamatorio, y el sistema de defensas inmune. La respuesta anatómica es la primera línea de defensa. Algunos ejemplos de respuesta anatómica: la piel y el ácido clorhídrico que tenemos en el estómago. Las barreras anatómicas evitan que sustancias extrañas entren a nuestro cuerpo. Si alguna partícula extraña pasa la primera línea de defensas, es recibida por la segunda línea de defensas llamada la respuesta inflamatoria. La respuesta inmune es la parte central del sistema inmunológico. Es el combatiente clave de las partículas extrañas que han logrado invadir nuestro organismo. VMM es una fórmula poderosa que ayuda al sistema inmunológico en la defensa contra los ataques que nuestro organismo recibe todos los días por parte de los virus, bacterias y gérmenes. VMM aporta su primer afecto benéfico directamente en el sistema inmunológico interno y en los órganos asociados.

Los principales beneficios de este producto son los siguientes:

Coadyuva en el fortalecimiento del Sistema Inmunológico, así que puede ser usado para prevenir y ayudar en el tratamiento de cualquiera de las enfermedades relacionadas con un Sistema Inmunológico bajo, entre ellas: alergias, asma, enfermedades broncorespiratorias (gripe, catarro, tos, etc.), fiebre, procesos inflamatorios, infecciones, cáncer, y un largo etcétera.

Dosis Recomendada:

Para propósitos de prevención basta tomar una cápsula 15 minutos antes de cada alimento. Si el padecimiento, o enfermedad, ya está presente se recomienda aumentar la dosis incluso a tres pastillas cada tres horas hasta lograr la recuperación definitiva.

 

 

Precaución:

  • Mujeres embarazadas y lactando deben consultar a su médico antes de usarlo.
  • No se recomienda su uso a personas con hipersensibilidad a los componentes de la fórmula.
  • Para un mejor efecto, use este producto por un periodo máximo de ocho semanas, descontinúe su uso por unas cuatro semanas y entonces puede volver a consumirlo.

 

Sinopsis sobre los Principales Ingredientes:

 

Equinacea

La equinácea es una planta medicinal que en pocos años se convirtió en el medicamento fitoterapéutico más prescrito en los Estados Unidos y en Europa, para el tratamiento de una gran variedad de enfermedades infecciosas, además del envenenamiento. Desde su descubrimiento, la acción terapéutica de esta hierba ha impresionado a los médicos que la prescriben.

Sabemos que la equinácea estimula el sistema inmunológico y de esta manera nuestro cuerpo tiene una mayor habilidad para combatir por sí mismo a las infecciones. Las dos principales especies de la equinácea son: equinácea angustifolia y la equinácea purpúrea. En estos tiempos, donde la contaminación en el aire, el agua, la tierra y los alimentos es algo muy frecuente, necesitamos fortalecer constantemente el sistema inmunológico.

Un método eficaz para evitar la recurrencia de catarros y resfriados, sobre todo en el invierno, es el uso de esta planta medicinal. Es una alternativa natural y efectiva de los antibióticos para tratar infecciones del tracto urinario, las amígdalas, la piel y las encías. Cuando aparecieron los antibióticos, la popularidad de la equinácea disminuyó mucho en los Estados Unidos. Sin embargo, en Alemania no sucedió lo mismo, ya que allá se siguió utilizando muy frecuentemente para el tratamiento de padecimientos inflamatorios y algunas infecciones virales.

 

Después de muchos estudios, en 1989, la Comisión E de Alemania reconoció a la equinácea purpúrea como una planta aprobada y efectiva.

La principal virtud de la equinácea radica en sus propiedades antimicrobianas en contra de virus, bacterias y hongos lo cual la configura como una auténtica alternativa a los antibióticos químicos.

Esta planta se considera uno de los mejores antibióticos que existen en la naturaleza. La razón de esta propiedad se debe a su capacidad para estimular el sistema inmunológico, produciendo más glóbulos blancos. La equinácina, el ácido caféico y el ácido chicórico son los componentes que producen esta estimulación. Igualmente se ha comprobado su poder para estimular la producción de interferón, una proteína que el propio organismo produce para neutralizar los virus.

  • Aparato Respiratorio.- Las propiedades antivirales y antimicrobianas de la equinácea pueden aprovecharse para el tratamiento de enfermedades del aparato respiratorio. Es muy recomendable tomarse antes de la aparición de estas enfermedades, como un remedio preventivo especialmente por parte de los grupos de población que tienen más probabilidades de infección: niños en edad escolar, personas mayores, personas con el sistema inmunológico débil, o personas que estén en contacto con enfermos.
  • Bronquitis: Para reducir la inflamación de los bronquios podemos utilizar algún suplemento de equinácea.
  • Cáncer.- Es una de las principales plantas utilizadas para estimular el sistema inmunológico, por lo que se aplica como solución en el tratamiento de infecciones que utilizan el organismo, debilitado por el cáncer y sus tratamientos, para desarrollarse. Se ha utilizado especialmente en aquellos enfermos de cáncer cuyas defensas se encuentran debilitadas por la radioterapia o la quimioterapia. Incluso se ha comprobado en algunos casos su eficacia para eliminar las células cancerosas. Experimentos llevados a cabo en Alemania demostraron la eficacia de esta planta en el tratamiento del cáncer de colon. Numerosas investigaciones se están llevando a cabo para averiguar el poder curativo de la equinácea en diferentes tipos de cáncer.
  • Debilidad corporal: Durante la recuperación de muchas enfermedades, después de haber sufrido alguna operación, para el tratamiento del Síndrome de Fatiga Crónica, o la astenia primaveral, el uso de la equinácea incrementa las defensas del organismo y aumenta la fortaleza corporal.
  • Enfermedades de transmisión sexual: Al estimular el sistema inmunitario y por sus propiedades antimicrobianas puede servir de ayuda para prevenir enfermedades de transmisión sexual siempre que se utilice como complemento de otras medidas que previenen la transmisión de estas enfermedades. De esta manera se ha utilizado mucho como complemento de los antibióticos en el tratamiento de la sífilis o la gonorrea. Su uso en el tratamiento del SIDA es todavía muy controvertido ya que mientras que muchos médicos consideran que no tiene ningún efecto sobre esta enfermedad e incluso puede perjudicar la salud de los enfermos, otros, opinan casi lo contrario, es decir, que aunque no frena el avance del SIDA, su ingestión si parece controlar la aparición de otras enfermedades oportunistas que se aprovechan del deterioro de las defensas que el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida ocasiona en el organismo.
  • Gripe y resfrío: Su uso disminuye los desagradables síntomas de la gripe y del resfriado y ayuda a acelerar su curación.
  • Herpes: Se ha comprobado como los herpes se aprovechan de un organismo con pocas defensas para rebrotar. El uso de la equinácea puede fortalecer las defensas y retrasar la aparición de los brotes de herpes labial, de herpes genital o de herpes zoster. Tomada en forma de suplementos junto con el sello de oro (Hydrastis canadensis) ayudará a aumentar las defensas, curar las heridas y protegerlas de la infección.
  • Infecciones corporales.- Su papel como estimulador del sistema inmune es muy útil para el tratamiento de enfermedades de carácter infeccioso y repetitivo como consecuencia de un organismo que posee pocas defensas.
  • Infecciones del aparato urinario: Como antibiótico se puede utilizar para combatir las enfermedades del aparato urinario, entre las que tenemos la cistitis y la uretritis.
  • Infecciones del oído: Muy útil para aumentar las defensas del organismo, impidiendo o combatiendo la otitis.
  • Infecciones genitales: Su capacidad de antibiótico natural puede ser utilizado como solución o complemento a los antibióticos convencionales en el tratamiento de las infecciones microbianas vaginales o aquellas que están producidas por hongos. Existen algunos estudios clínicos que demuestran que la Equinácea puede aumentar la efectividad de las cremas antimicóticas estándares en el tratamiento de las infecciones recurrentes vaginales por levaduras, particularmente por Cándida albicans.
  • Inflamaciones de los músculos y de los tendones.- El poder antiinflamatorio de la equinácea resulta útil para el tratamiento de lesiones en los músculos y los tendones especialmente aquellos que están producidos por estiramientos o movimientos repetitivos en ciertos trabajos o deportes, por ejemplo, tendinitis o bursitis.
  • Orzuelos: El poder antibiótico de la equinácea resulta adecuado para el tratamiento de los orzuelos, que se producen generalmente cuando una bacteria penetra en el folículo piloso de una pestaña.
  • Problemas de la garganta: El uso de complementos de equinácea favorece la curación de problemas de la garganta (faringitis, anginas, etc.) reduciendo la pus, eliminado los microorganismo y aliviando la sensación de ardor o picor.
  • Sinusitis: Desinflama los senos nasales y alivia el dolor que esta inflamación produce.

 

Ajo

El ajo, es considerado, uno de los vegetales curativos, más importantes. Es quizás el remedio natural con mayores propiedades medicinales demostradas experimentalmente:

Para los propósitos de esta fórmula es conveniente resaltar que el ajo ayuda a prevenir y curar casi todas las enfermedades de las vías respiratorias (gripas, catarros, anginas) sobre todo en sus etapas iniciales.

Igualmente es recomendado en casos más serios, como la tos ferina, la pulmonía, inflamaciones de los oídos y de la mucosa de los ojos.

Aumenta las secreciones bronquiales, por lo que se dice que es expectorante, desinfectante y descongestionante.

En términos generales es un poderoso estimulante del sistema inmunológico;

A dosis altas, tiene un reconocido efecto hipotensor (baja la presión arterial) al provocar vasodilatación (aumento del diámetro de pequeños vasos sanguíneos; arteriolas y capilares) lo que hace que la sangre fluya con mayor facilidad y que disminuya la presión sanguínea.

Es fluidificante de la sangre, por lo que es muy utilizado por personas que han padecido trombosis, embolias o accidentes vasculares;

Es hipolipemiante, es decir disminuye las Lipropoteínas de Baja Densidad, el llamado “colesterol malo”;

 

Es un antibiótico y antiséptico general;

Se utiliza para eliminar parásito y en estos casos el jugo del ajo es uno de los mejores remedios, y aún en las especies difíciles de expulsar, se obtienen resultados sorprendentes.

Ayuda a quienes padecen de ácido úrico y actúa como protector en la calcificación de las arterias.
Tiene un alto contenido de fósforo y de azufre, por eso se destaca como un sedante especial para los nervios.

Su consumo es indispensable para las personas de ocupación sedentarias, en particular para las que realizan trabajos intelectuales, porque estimula el funcionamiento del cerebro, el corazón y las glándulas sexuales.

Estimula las mucosas gastrointestinales provocando un aumento de las secreciones digestivas y de la bilis.

Es diurético.

 

Precaución:

  • El uso de ajo en altas dosis, ya sea crudo o en extractos, está desaconsejado en hemorragias traumáticas ó menstruales. Piense que tiene auténticas propiedades fluidificantes y por tanto puede impedir los procesos de coagulación.
  • Así mismo se desaconseja su uso durante el embarazo.

 

Cebolla

Para los propósitos de esta fórmula es conveniente resaltar que la cebolla, por su contenido en compuestos ricos en azufre, junto con el ajo, es uno de los mejores remedios naturales para combatir procesos infecciosos del aparato respiratorio: tos, catarro, resfrío, gripe, bronquitis, faringitis, etc.

Este mismo flavonoide resulta muy útil para disminuir las reacciones alérgicas.

Sus enzimas favorecen la fijación de oxígeno por parte de las células, colaborando en la función respiratoria.
Es un gran desinfectante, por lo tanto comerla sobre todo cruda, nos ayuda a protegernos contra las enfermedades infecciosas del aparato digestivo (putrefacciones intestinales, diarrea, etc.)

Reduce, al igual que el ajo, la agregación plaquetaria (peligro de trombosis), así como los niveles de colesterol, triglicéridos y ácido úrico en la sangre.

De manera general, igual que el ajo, fortalece el sistema inmunológico sobre todo frente a agentes infecciosos.

 

Eucalipto

Es un excelente pectoral contra la bronquitis gripe, dolor de garganta, asma, faringitis, catarro pulmonar, tos, fiebre, sinusitis, rinitis, tuberculosis, anginas de pecho, fiebres intermitentes y dispepsia.

 

Gordolobo

En la herbolaria tradicional  esta planta está indicada en afecciones respiratorias como faringitis, asma, catarros bronquiales, anginas, inflamación de garganta, afonía, resfriados, e inflamaciones intestinales.

Contiene entre sus principales activos varias sustancias antisépticas y demulcentes (adelgazadoras del moco) como el cresol, y el mucílago (polisacáridos que absorben el agua) por lo que desde tiempo atrás se emplea para aliviar cuadros de bronquitis y dolor de garganta. Es un remedio excelente para la tos de cualquiera origen, incluso la que se manifiesta con catarro intenso, escalofríos, fiebre, secreción nasal abundante y tos producida de flema transparente o blanca.

Se sabe que el extracto del gordolobo tiene un fuerte efecto contra los virus de la gripe A2 y B. Así mismo, los mucílagos de la hierba protegen las superficies mucosas pulmonares, inhibiendo la absorción de alérgenos a través de esas membranas.

Los extractos de gordolobo han demostrado tener efectos antiinflamatorios y calmantes en los pulmones además de poseer propiedades antibacterianas debido a los flavonoides de los que también se compone.

 

Limón

Entre todos los cítricos, el limón es quizás el que ofrece más beneficios para la salud. Básicamente, el poder curativo del limón reside en su bajo contenido energético, su nivel equilibrado en sodio y potasio y por supuesto, en la vitamina C. Que el limón posea un número tan escaso de hidratos de carbono es de gran ayuda en las dietas de adelgazamiento; comer limón representa tomar vitamina C sin calorías adicionales.

El limón contiene un elevado nivel de potasio y un bajo contenido en sodio, relación ideal para combatir la hipertensión arterial. Para aquellas personas que tienen la presión sanguínea demasiado elevada y deben prescindir de la sal, el limón les servirá de aderezo.

Para las personas diabéticas el limón es bueno por su bajo contenido en azúcares. Otra propiedad que se le atribuye es la de ser antianémico. Además, es de todos conocido el remedio contra la fiebre que consiste en zumo de limón con agua caliente y miel. El mismo preparado servirá para aliviar la bronquitis. Las anginas se pueden tratar haciendo gargarismos con zumo de limón (unas diez cucharaditas de este cítrico en un vaso de agua). La vitamina C contenida en los cítricos, tomada diariamente, contribuirá, en gran medida, a mantener alejados de nosotros a los virus del resfriado y la gripe.

¿Quieres saber más?

Contacta nos